Anecdota de Las Tortillas.
  Por Jose Martin Rivera.
La anécdota que a continuación les cuento es protagonizada por un asiduo
visitante y amigo de www.chagocity.com, su nombre Faustino Rodríguez.
Los que conocemos a Tino, y vivimos en Santiago en los 1980’s,  el primer
saludo para Tino es. “Que paso con las Tortillas?” o cuando mandan a algún
chamaco a la tienda la recomendación es, “Nomás no hagas lo que Tino
cuando lo mandaron por las tortillas”
Tino desde muy chico se caracterizo por ser un chico “tremendo” inquieto,
juguetón, como lo dijo el buen amigo Gabino “Tino fue un soberano
desmadre en su tiempo”. En la secundaria enseñó a fumar a las chicas de
su generación según Paty Mejorado. Algunos maestros en secundaria le
temían a la hora que les tocaba ir a dar clases al salón donde estaba “Tino”
la carrilla y los chistes iban a estar a la orden del día.
A Tino le toco la era del Disco Bar Henry’s y se hizo muy amigo de “El Tribi”
que era el cantinero del Henry’s y casi todas las noches la raza de la
secundaria se iban al Henry’s y se ponían tremendas borracheras. Don
Santiago Rodríguez “Chago”, el papa de Tino le había cerrado la entrada de
la casa por lo que Tino se tenia que dormir en el Restaurant “Laurita”
propiedad de su familia. Esto tubo consecuencias desastrosas porque por
las mañanas aparecían los embases de cerveza vacíos y Tino fresco como
una lechuga.
Una de esas madrugadas llego tino a las 4 y 30 de la mañana, y Don Chago
iba saliendo a comprar tortillas para el restaurante. La tortillería Martha
comenzaba sus labores a las 5 de la mañana y los Autobuses Estrella blanca
estaban a un lado de la tortillería frente a la calzada José Ramón Valdez.
Don Chago mando a Tino que fuera por las tortillas,  y Tino todavía en
estado etílico se fue por las tortillas, como todavía no abrían, y estaba
haciendo mucho frío, se subió al autobús Estrella Blanca que estaban
calentando para salir a Durango. Ese era el primer autobús que salía de
Santiago a Durango, y generalmente no llevaba mucha gente.  A las 5 a.m.
en punto se subieron los pasajeros y salio el autobús a Durango.  Tino se
había acostado en el asiento de atrás del autobús esperando que abrieran
la tortillería y para resguardarse del frío pero  en el estado que andaba
despertó en la ciudad de Durango. Cuando se bajo pensó en la tremenda
tunda le iba a arrimar su papa, lo mejor seria, que  si se lo iban a zumbar que
fuera por algo bueno y no por una simple ida a Durango.  Como en  ese
tiempo estaba de vacaciones, un descanso en la playa no le caería nada mal
y decidió tomar un autobús a Mazatlán. Otra vez uso la estrategia de subirse
al autobús y dormirse esta vez le funciono el plan, la primera fue casualidad.
Llego al paradisíaco puerto de Mazatlán a eso de las 5 de la tarde, para esa
hora ya tenia hambre y con lo de las tortillas se compro algo de comida, y un
refresco y pensó en buscar un trabajo, para comer la mañana siguiente.
Tino tenia 16 anos y la idea de ir a pasar vacaciones con su hermana a Los
Ángeles le estaba rondando por su cabeza. Les tiro un rollo convencedor a
los chóferes del autobús que salía a Tijuana y le dijeron que lo llevarían a
Tijuana, para esto tendría que ir limpiando el autobús y solo iría sentado
cuando hubiese asientos disponibles. Tino nada tonto, aparto el asiento de
atrás con unas ropas así que cuando tenia que dejar el asiento para ir a
limpiar el autobús nadie tomaba y le toco ir sentado todo el camino, los
chóferes le compraban la comida y algunas propinas que se gano ayudando
a bajar maletas. A su llegada a Tijuana se lanzo a la línea a cruzar, pero
cuando le pidieron los papeles, pues se tubo que dar la media vuelta para
pensar el plan para cruzar. Mientras tanto en Santiago que en ese entonces
1980 todavía no era la ciudad que es ahora, se corrió como pólvora que un
hijo de “Chago Rodríguez” lo mandaron por las tortillas y no aparecía. El
profesor Camilo Carreon con la modesta estación de radio(XSRD) que
transmitia desde la secundaria Jose Ramon Valdez, anunciaba cada hora el
aviso si alguien lo había visto o sabia para donde se había ido que avisaran
en las oficinas de la escuela. Los padres de familia investigaban a sus hijos,
y el clásico regaño era que te decía que no te juntaras con ese “Tino” iba a
acabar mal. Para ese entonces nadie sabia nada de Tino, solo que lo
mandaron por las tortillas y no había regresado. Como paso la frontera y
cuando se comunico con sus familiares? La historia continuara y
próximamente la tendremos aquí en chagocity.com