ANECDOTA DE PAISANO QUE INTENTO GANARLE EN SU PASO AL TREN:

 

POR: Victor Manuel Alvarez Pizarro. (Manolo)

 

Hola queridos paisanos, con gusto les cuento esta anécdota que aun recuerdo con tan solo al escuchar el peculiar sonido del silbato de los trenes, que es muy frecuente en esta región de Texas donde el comercio internacional es el pan de cada de muchos que vivimos en Laredo.

 

Pues bien, un terco paisano de la época de los 70’s, había tomado la camioneta de su

Hermano sin permiso alguno, apenas si sabia manejar, pero como:

“La practica hace al maestro”  el determino que debería de usar ese vehículo a como diera lugar para ser un experto al volante.

Sucede que no teniendo precaución alguna, llego a toda prisa para

“pretender” ganarle el paso al tren que en ese momento silbaba con gran

Estruendo avisando que llegaba al “muelle” (así se le llama al paso de

Las vías por en medio de una carretera) este cruce que se encuentra localizado

Frente a los arcos, en la carretera de entrada y salida a nuestra bella ciudad.

De tal manera que el personaje protagonista principal de esta anécdota, opto

Por acelerar pero sin conseguir su objetivo, con gran fuerza lo acomete

“La mole de acero” y lo arrastra varios metros escuchándose ese ruido característico del retorcer de hierros. Los tripulantes de la camioneta sintieron

el alma en un hilo, pero milagrosamente y por fortuna solo hubo que lamentar perdidas materiales , el vehículo por supuesto.

Cuando viene: “el recuento de los daños” este pintoresco paisano alegaba en su defensa  que “el tenia el paso libre”, que el tenia la razón, que el tren en forma

Artera lo arrollo, que demandaría a Ferrocarriles Nacionales.

El Paisano fue a contarle la historia a mi papá,   que con el  característico humor y como “sabio Salomónico” le dice: Oiga………..

Acaso no dice un letrero bien claro allí  “CUIDADO CON EL TREN”

“si Don Juanito” dice el paisano, “bueno” contesta mi papá: “Usted ganaría la demanda si dijese el letrero:  “TREN,  CUIDADO CON LOS AUTOMOVILES”.

Pero mientras el letrero diga Cuidado con el Tren, es el automovilista que debe tener cuidado.

El aprendiz de piloto solo dijo: “ pos, a ver en cuanto tiempo tengo que  trabajar con

mi hermano pa’pagarle su camioneta,”

Papa le dijo:  “Por eso yo no le llamo tren le llamo “Desarmador”

 

Paisanos recuerden que es vital respetar las señales de transito.

Un placer el poderlos saludar.

 

¡Hasta la próxima!!!